Manipulazio estrategiak


ZALDI EMOZIONALAK

Hipodromo isila kalea bera bada, zaldunik gabeko brida hau, norena da? Zeri egin aurre, nori eman bizkarra? Atzera ez begiratu, gaindi ezazu langa!

Zigorrari zigorkada:

zaldi emozionalak gara.

Zaldunik ezean, akaso karabana? Daramagun gurdian, nor deabru doa, bada? Zangopea daukat ferraz ongi joa: iltzeekin josita daude gure asmoak. 

Zigorrari zigorkada:

zaldi emozionalak gara. 

Eguna amaitzean, gauero trantzean: lotuko zaituzte  –paradisu ustean–, tortura goxoenen baratzean; zaldia izan arren, zabiltza asto lanean... 

Zigorrari zigorkada:

zaldi emozionalak gara. 

Saria zain duzu orain haien esku artean, eskutada batez zeu elikatu ustean… 

Zigorrari zigorkada:

zaldi emozionalak gara. 

Azukre urtua aurki zeure sugarrean, sugar eta aho biak, urtuz aldi berean.

Zigorrari zigorkada:

zaldi emozionalak gara.

 

DIOTENEZ

Biharraren drama da,  behatzea gaurdanik.

Bihar egongo garenez asko lurpean jadanik.

Bihar da ar gehiegi, eta eme erdirik ez…

Biharraz larregi ez eni mintza, mesedez. 

 

Diotenez, bihar hobeki egongo gara. 

Sosen Jaunak gaitzala denok anpara.

Gaurko odola, izerdia eta malkoak

bihar izango dira atzokoak.

 

Diotenez...  (Nik diot ezetz, nik diot ezetz...) 

 

Bihar ez bada, etzi bai; beharbada etzidamu...

Geroko gerotan koxka gehiago digute estutu.  

Diotenez, komeni da itzalak bildumatzea;

aurreak erakusten du nola dantzatu atzea.

 

Diotenez ez da txarra gaur gose izatea,

inork ez du aurreikusi etziko gosetea.

Diotenez, bihar hobeto egongo gara.

Esnezko ibaiak eta eztizkoak...  

 

Diotenez... (Nik diot ezetz, nik diot ezetz…)   

 

Zoriona punpaka eta eguzkiak binaka:   

umiliazioa duzu prezio erdian.

Bihar ez bada, etzi bai; beharbada etzidamu...

Geroko gerotan koxka gehiago digute estutu.   

 

Diotenez, bihar hobeto egongo gara. 

Sosen Jaunak gaitzala denok anpara.

Gaurko odola, izerdia eta malkoak

bihar izango dira atzokoak.

 

Diotenez... (Nik diot ezetz, nik diot ezetz!) 

 

Zenbat amu, hainbat damu!  

 

Egia bihar jakingo dugu. 

HELDUENTZAKO SEHASKA KANTA (I)

Nartzisoren ispilua beltz edo koloretsu, 

main stream da korrontea, goxo itoko zaitu. 

Berrogei urteko haurtxo, txuntxurun berde, aizu:

ez izan deusen beldur, pentsioa baduzu: 

soldata segurua non, zu harantz arrimatu...

 

Poxpoloak ahaztu du nola esaten den su!

 

Aitatxorentzat lan egin, ez izan deusen izu:

poxpoloak ahaztu du nola erraten den su!

 

Txikitxo, txikitxo maite, txiki entretenitu,

laster berrogeita hamarrak harrapatuko zaitu!

Txartelak, telefonoak, baimenak ez ahaztu;

txikitxo, txikitxo ene, goxo-goxo segitu.

 

Bizitzak zuretzat hamaika sehaska ditu,

txikitxo, txikitxo ene, baietz gehiago txikitu! 

 

Arina izan behar da, arin baita arima,

baina arin izan zaitez xoria den bezala.

Arina izan behar da, arin baita arima,

baina xoria bezala, eta ez haren luma. 

 

Norbaitek erran behar eta zeuk erran iezaiozu: 

poxpoloak ahaztu du nola erraten den su!

 

Arina izan behar da, arin baita arima,

baina xori aukeratuz, norantz doan hegaka,

hegaka, hegaka...  

INOZOAK ISPILU BILA

Inozoa goizetik dabil ispilu bila;

kalean aurkitzeko badu aukera pila. 

Isladak isladari antza dio nabari:

“biok berdinak gara, parez parean jarri!”

 

Behetik berdintzea, hau bai patu pobrea!

Lokatzetan murgiltzea ez ote da hobea? 

Ispilu, ispilutxo, erreinuko ergelen,

atleta naizela dio eta naiz buru-herren.

 

Berdinak eta lauak zango biko ispilu,

simetria triste honek biok berdindu gaitu.

Ispiluak distira omen bere bertute;

bi ispiluk parez pare zer isladatzen dute? 

 

Ispiluak distira omen bere bertute;

bi ispiluk parez pare nire antza al dute?

Ispilu zurrupatzaile, inozoen ispilu:

erdian harrapatuta zurrupatuko zaitu. 

 

Ispilu, ispilutxo, erreinuko ergelen,

atleta naizela dio eta naiz buru-herren.

ERRURIK GABEKO HABIA

Errua errun duen oiloa zara:

zure errua, zure pozoia, zure bazka.

Errua errun duen oiloa zara. 

Maldan behera zoaz, erruberari bultzaka;

erru ezberdina da erru bera. 

Erruak dakar erru-dantza;

erruak soilik du erruaren antza.

Zer izan zen lehenago, errua edo arrautza? 

Eta errurik ez balitz? Bizitza balitz habia?

Dena bere kabuz balebil? Kulparik hona ez ekarri,

nirekin ez konparti…  

Bizi gara larru gorririk;

larru gorritan ez da errurik, 

ez deabru, ez aingerurik.

Aingeruak ainguraturik,

gura hain makurrak eni loturik...

Erruari erranez berriz:  “Errua, diat erruki!”

Errua errubera bat da,  eta doa maldanbehera; 

erru ezberdina da erru bera,

horregatik diotsut zera:

“Arbola pean behar zaitut lurpera.

Ez lurpetik atera, ez itzuli etxera!” 

Gizon errugabea, pausajea arin.

Emakume errugabea, aise dabil.

Erruaren hazitik dator gorantza: 

zer izan zen lehenago, arrosa edota arantza?

Erruak dauka matriuskaren antza:

handiak barruan txikiak dauzka.

Errua errun duen erruduna naizenik ez erran: basta…!  

 

Errua errun duen erruduna naizenik ez erran. 

HELDUENTZAKO SEHASKA KANTA (II)

Gailu beltzen pantailetan glamurra okagarri,

hipnosi susmagarri bat, amnesia hilgarri.

Baina ez zaitez kezkatu, eskutxoa ekarri:

telebistaren mandora, ohituko zara aurki. 

 

Telemando edo dildo, pixelezko haragi, 

mandoaren orpoari xuxen-xuxenka segi.   

Arriskuetatik libre, idi-kartola begi,   

malkoak odol gorri niniak dira eri. 

 

Haurrentzat ona sehaska, helduentzat ze nazka!

Kontu vintage bihurtu da, honezkero gatazka.

 

Txutxu-mutxu ziztrinena notizia bihurtua,

bihotzeko albisteei gibeletik lotua.

Euli baten hegadak  nau  hagitz distraitu,

moda, sona, txorimalo eta freakyen maisu. 

 

Saten traje baten bila  dabil Satan kaikua...

“Nork nori eman dion, badakizu muxua,

Lolita probokatzaile, ala haren maisuak?”

Ergelen gelan sartzeko jakin beharrekoa. 

 

Haurrentzat ona sehaska, helduentzat ze nazka!

Kontu vintage bihurtu da, honezkero gatazka. 

 

Helduentzat sehaska, barroteei egin hazka:

sehaska goxoegian hilko gara dardarka... 

ZEURE BEGIA, HAIEN ZIZARE

Zeure begia, haien zizare;

hor geldirik, zeren zain zaude?

 

Pantailen lohian sartuta ez da mundua,

baizik zingira hatz puntetan duzuna. 

 

Zeure begia, haien zizare;

hor geldirik, zeren zain zaude? 

 

Gizon ala emakume, lana edo festa:

“No sabe, no contesta”.

Bai edo ez, beltz ala xuri.

Erantzuna guk bagenekien aspaldi.

 

Han sakatu, hor klikatu...

Kontrazeinurik ez ahaztu!

Cookie guztiak onartu.

Historiala ezabatu,  letra ttipia saltatu, 

robota ote zaren beharko duzu frogatu. 

 

Zeure begia, haien zizare;

hor geldirik, zeren zain zaude? 

 

Eskua non, xagua han,

haien amua zure ninian:

amua dizute sartu begian...

Orain arrantzara doaz,

bidean txistua joaz,

orain arrantzara doaz,

bidean txistua joaz…  

 

Zeure begia, haien zizare;

hor geldirik, zeren zain zaude? 

ORDAINDU KEZKAK

Izenik ez daukan kezka ez da benetakoa,

izenik ez daukan kezka ez baita arazoa.  

 

Zinezko kezkei izena kentzea da gakoa,

sortu nahi diren arazoz betetzeko auzoa. 

 

Arazoa seme bedi eta ni gurasoa: 

txikikeria bat zena, orain deserosoa. 

 

 

Soluzio bakoitzarentzat  arazo bat badaukat,

eta hori gutxi balitz sorbaldan kolpetxo bat.

 

Arazorik ez duzula zinez uste baduzu,

gaizki zabiltza laguna, ezagutuko nauzu. 

 

Zure problemak ahazteko nik dakartzat berriak:

arazo freskoak garai nahasi hauei jarriak.  

 

Ni nauzu zure arazo eta soluzioa:

zein da zeu ordaintzeko prest zauden prezioa?

 

Ni izango naiz bi gauza zatia eta osoa:

lehenbizi arazoa eta, gero soluzioa.  

 

ERGELEN GELAN

Ergelen gela, guztietan goxoena;

berogailua etxe osoan barrena. 

 

Ergelen gelan giro fahrenheit epela.

Elkarrizketa halaxe da: zozoa gozo,

belea zuri, txepetxa beti txepela.  

 

Ergelen gelan bada jende saiatua...

Haien artean txapelketa lehiatua:

“Baietz ni zu baino ergelagoa izan!”

 

Ergelen gelan, ergelen gelan… 

Ergelen gelak horixe dauka:

xakerik ez, baina partxisaren mauka. 

 

Ergelen gelak, zenbat abantaila:

konpainiarik ez da sekula falta. 

 

Ergelen gelan, zenbat opari!

Alkandora bat mahuka josia soinari. 

 

Ergelen gelan, gerrikorik ez:

“Hegoak moztu suizida horri, mesedez!”

 

Ergelen gelan, arnas larriak,

ezpainetik beherako lerde izpiak.

 

Ergelen gelan, barre biziak,

jakin gabe barre horien zergatiak.  

 

Hau da helbide zuzena,

hemen, daukazu den-dena!

 

Ongi etorri, jarri ilaran,

hartuko zaitugu aurki

ergelen gelan, ergelen gelan! 

 

Ergelen gelan, arnas larriak,

ezpainetik beherako lerde izpiak.

 

Ergelen gelan, barre biziak,

jakin gabe barre horien zergatiak...

NOLA EZETZ

Nola ezetz?

Pixka bat pixkanaka.

Pixka bat, pixkanaka, pixkanaka, ttanttaka…

Tiranteei helduta, haurtxoei bezala,

beltzetik zurira baino lehen txango bat ubelera. 

Nola ezetz?

Apurka-apurka.

Ezer puskatu gabe,

apur-apur, purra-purra. 

Borrero leunen ardura: 

deus ez daraman lapurra,

txikitu gabe urra.

Nola ezetz?

Gutxika-gutxika,

ez egiteko goitika,

deuseztatuz irrika. 

Pixka bat pixkanaka,

gutxika-gutxika, pixkanaka, ttanttaka... 

Dosi ttipitan edan...

Papurra papur, zelan? 

Azken papurra zer den, nik zuri behar erran? 

Papurtu ezin dena da papur papurrena. 

Estrategias de manipulación


LA CABALLERÍA EMOCIONAL

Si la calle es el hipódromo más silencioso, 

¿a quién pertenece esta brida sin jinete? 

¿A quién hemos de enfrentarnos y a qué 

lucha deberíamos renunciar?  

¡No mires atrás y salta la valla!

 Un latigazo nunca viene mal: 

el ser humano 

es un caballo emocional. 

 A falta de yeguas, ¿quizá una caravana? 

¿A quién diablos llevamos en esta diligencia? 

Me clavaron las herraduras y con ellas mi destino. 

 Un latigazo nunca viene mal: 

el ser humano 

es un caballo emocional. 

Al acabar el día, como en trance, 

te atarán —prometiéndote el paraíso—

al jardín de las dulces torturas: 

de caballo conservas el nombre,

pero trabajas como una mula. 

 Un latigazo nunca viene mal: 

el ser humano 

es un caballo emocional. 

 Ahora recoge tu premio: 

un palmo de pienso 

(luego existo…) 

 Un latigazo nunca viene mal: 

el ser humano 

es un caballo emocional. 

Tu furia se deshizo 

en un bocado de azúcar.  

Un latigazo nunca viene mal: 

el ser humano 

es un caballo emocional.

ESO DICEN 

El drama del futuro es tener que mirarlo desde hoy en día, 

sabiendo que mañana estaremos a dos metros bajo tierra. 

El mañana no se da maña y es masculino ÉL… 

Mejor habladme de LA mañana, y no al revés. 

Dicen que mañana estaremos mejor. 

¡Que el Señor de la Calderilla nos ampare!

Sangre, sudor y lágrimas de hoy 

mañana serán de ayer…

…según dicen. 

A mí me da que no… 

Si no es mañana, quizá pasado  

o al día siguiente… nos aflojarán 

la tuerca que hoy nos han apretado. 

Dicen que no está de más coleccionar sombras, 

también que cosechas lo que siembras. 

Dicen que el hambre de hoy es la abundancia del mañana, 

nadie predijo nunca una hambruna para el día siguiente. 

Dicen que mañana estaremos mejor. 

Ríos de leche y aguamiel…

…según dicen

A mí me da que no... 

Felicidad a espuertas y soles a pares;

la humillación, a mitad de precio. 

Si no es mañana, quizá pasado

o al día siguiente; puede que hagan falta

un par de días más… 

Pero pronto nos aflojarán la tuerca que hoy nos han apretado. 

Dicen que mañana estaremos mejor. 

¡Que el Señor de la Calderilla nos ampare!

Sangre, sudor y lágrimas de hoy 

mañana serán de ayer…

…según dicen.

¡A mí me da que no!

Pende un arrepentimiento de cada anzuelo. 

Mañana sabremos la verdad. 

CANCIÓN DE CUNA PARA ADULTOS (I) 

En el espejo de Narciso, golosinas de colores sobre un fondo negro.  Lo llaman main stream y te ahogará con gusto. 

“Duérmete niño, duérmete ya, 40 años recién cumplidos

y nadie sabe cómo ha sido…

Nada has de temer: tienes la pensión asegurada.  Aférrate a ese sueldo fijo…”

Este fósforo ya olvidó cómo se dice fuego. 

“Tu padre te dará cobijo, no tengas miedo…”

 Este fósforo ya olvidó cómo se dice fuego… 

“Pequeñín, ven a mis brazos, entretengámonos: pronto cumplirás 50, tratemos de entendernos… No olvides tarjetas, teléfonos, permisos y salvoconductos y cantemos todos a una: 

qué rico que se está en la cuna…” 

“La vida te reserva una guardería en cada esquina, pequeñina; 

ven a mis brazos alma mía, ¡verás cómo sigues haciéndote más pequeñita todavía!”

Has de ser liviano, pues el alma es ligera, pero sé ligero como el pájaro, no como la pluma. 

Alguien se lo ha de decir, —díselo tú mismo—lo de ese fósforo ya roza el autismo: “¿Cuándo olvidaste tú cómo se dice fuego?” 

Has de ser liviana, pues el alma es ligera, pero sé ligera como un pájaro que elige su norte y su vuelo es su bandera. 

IDIOTA BUSCA ESPEJO

Muy de mañana el idiota busca ya un espejo. 

No le falta donde elegir. El reflejo se reconoce, 

alborozado, en otro reflejo: “¡Somos tal para cual!”

Triste es el destino cuando nos iguala por lo bajo. 

¿No será mejor revolcarse en el arroyo

entre espejos rotos? 

“Espejo, espejito,

¿quién es el mejor atleta

del reino?” 

Me señala a mí, y soy un tullido mental. 

Iguales e igual de planos somos los espejos de dos patas; 

una pobre simetría nos iguala. 

Los espejos brillan, pero ¿qué reflejan en realidad 

cuando están frente a frente? 

Los espejos brillan, pero ¿se parecen a mí 

dos espejos frente a frente? 

Espejos que atraen y arrastran, los espejos de los idiotas: 

si te pillan en medio te succionan. 

“Espejo, espejito,

¿quién es el mejor atleta 

del reino?” 

Me señala a mí, y soy un tullido mental.

 

NIDO SIN CULPA

Como una gallina clueca, 

has incubado tu propia culpa: 

tu conciencia es tu veneno 

y tu combustible. 

Vas cuesta abajo 

persiguiendo a tu propia culpa: 

“¡Culpa que rueda no cría musgo!”, dicen. 

La culpa invita al baile culposo, 

y solamente se parece a sí misma. 

¿Qué fue primero, la gallina o la culpa? 

¿Y si no hubiese tal? 

¿Y si la vida no fuese más que un nido? 

¿Y si todo rodase por su cuenta y riesgo? 

No me vengáis con más culpas, 

no las compartáis conmigo… 

La culpa son ángeles anclados

y deseos amordazados… 

¡Dichosa culpa, me apiado de ti!

La culpa es una rueda 

cayendo por el precipicio: 

“Debo enterrarte bajo un árbol: 

¡No regreses, no vuelvas a casa!”

El hombre sin culpa aligera el paso. 

La mujer sin culpa levita y duerme al raso. 

La culpa se rompe y de la culpa brota alguna cosa, 

¿qué fue primero, la espina o la rosa? 

La culpa se parece a una matrioska: 

la grande cobija muchas más pequeñas. 

Pero se acabó. Basta. 

No seguiré incubando mi propia culpa. 

CANCIÓN DE CUNA PARA ADULTOS (II) 

Presuntamente glamurosa, —vomitiva, en realidad—,

hipnosis multipantallas, amnesia vital. 

Pero no te preocupes, dame la manita y te enseñaré cómo

estar en manos del control remoto. 

 

El joystick es un dildo —y viceversa—; 

eres carne de píxel caminando en línea recta, 

sin riesgo de desvío, buey acartolado: 

tus pupilas enfermas lloran sangre. 

 

¡Qué gran invento, esto de acunar a los adultos

hasta la saciedad! El conflicto ha pasado a ser 

un asunto trasnochado, vintage

 

El rumor más burdo tiene rango de titular

y los cotilleos del corazón me ponen del hígado. 

El vuelo de una mosca me distrae totalmente: 

son modas, famoseo, espantapájaros

y maestros de ceremonia freaks

 

El tonto de Satán busca su traje de satén… 

“¿Quién le dio el beso primero? 

¿Lolita al catedrático, o fue al revés?

Has de saberlo cuanto antes 

para entrar a la estancia de los dementes. 

 

¡Qué gran invento, esto de acunar a los adultos

hasta la saciedad! El conflicto ha pasado a ser 

Un asunto trasnochado, vintage

 

Te cantaré una nana mientras lames los barrotes: 

así nos consumiremos en la linda cuna

entre psicóticos brotes. 

TU OJO, SU LOMBRIZ

Tu ojo es su lombriz;

¿a qué esperas ahí quieto? 

 

Inmerso en el negro espejo, 

no es mar sino ciénaga

lo que palpan tus dedos. 

 

Tu ojo es su lombriz; 

¿a qué esperas ahí quieta? 

 

¿Masculino o femenino? ¿Trabajo o día de fiesta?

“No sabe, no contesta”. 

¿Positivo, negativo? ¿Blanco o negro? 

Hace tiempo que sabemos la respuesta. 

 

Pulsa el icono, clica esta ventana… 

no olvides las contraseñas, 

acepta cookies, borra tu historial reciente, 

sáltate la letra pequeña 

y demuestra que no eres un robot,

es la condición primera. 

 

Tu ojo es su lombriz; 

¿a qué esperas ahí quieto? 

 

Tu mano en el ratón,  

su anzuelo en tu pupila.  

 

Y ahora se van de pesca y pícnic campestre 

silbando alegremente.  

 

Tu ojo es su lombriz… 

PREOCÚPATE Y PAGA

Preocupación innombrada, no eres real: 

prohibido pronunciar los verdaderos problemas. 

 

Mejor llenar el barrio de otros nuevos

con vistosos nombres. 

 

Si el problema es el hijo, yo soy su padre:  

una nimiedad incómoda ocupa tu tiempo ahora. 

 

Traigo un problema para cada solución, 

y si te parece poco un golpecito en el hombro.  

 

Si de veras crees que no tienes problemas, 

es que aún no me has conocido.  

 

Traigo unos nuevos para que puedas olvidar los tuyos: 

problemas frescos para tiempos revueltos…  

 

Seré las dos cosas: la parte y el todo,

primero el veneno y luego el antídoto.  

 

Yo seré tu problema y también tu solución: 

¿Cuánto pagarías a cambio de tu ración? 

LA ESTANCIA DE LOS DEMENTES

La estancia de los dementes 

es en la que mejor se está: 

tiene calefacción central. 

La estancia de los dementes, 

donde mirlos blancos conversan

con pajaritos y pajarracos. 

La estancia de los dementes

alberga a gente voluntariosa y sin suerte 

intentando demostrar quién es el más demente. 

 

Así es la estancia de los dementes. 

 

Es lo que tiene esta sala de estar: 

a falta de ajedrez, parchís y damas.  

Es una estancia llena de ventajas: 

nunca te faltará compañía. 

¡Cuántos regalos y juguetes!

Para empezar, una camisa 

con la manga cosida al regazo. 

Aquí están prohibidos los cinturones. 

“¡Córtenle las alas a ese suicida, por favor!”

 

Jadeos entrecortados, 

hilos de saliva en la barbilla…  

Carcajadas por doquier, sin que las razones 

de las risas estén muy claras. 

 

“Esta es la dirección correcta, 

aquí no les faltará de nada… 

¡Bienvenidos, bienvenidas, 

pónganse en la cola, pronto 

les atenderemos

en la estancia de los dementes!”. 

 

Jadeos entrecortados, 

hilos de saliva en la barbilla…  

Carcajadas por doquier, sin que las razones 

de las risas estén muy claras.

¿TE RESISTES? 

¿Aún te resistes? 

Solo una vez, poco a poco, 

paso a paso, gota a gota, 

así apenas se nota… 

Sujeto a los tirantes o al taca-taca, 

como los niños que aprenden 

a caminar: 

entre el negro y el blanco 

siempre hay en la paleta 

un cardenal. 

No te resistas. 

Iremos paulatinamente. 

No romperemos nada. 

Quedarán restos. 

Un ladrón que no roba. 

El verdugo delicado 

que golpea y no deja marca. 

Es inútil. 

No te resistas. 

Solo una cucharada, 

así no vomitarás. 

Es paulatino el desgaste. 

Bébetelo en pequeñas dosis. 

Así, muy bien. 

Agáchate bajo la mesa 

y recoge las migajas: 

¿pueden desmigarse aún más?